Importancia de la protección de las entradas a la vivienda unifamiliar mediante vestibulos

La actual normativa sobre ventilación (CTE DB-HS3), se cree suficiente para crear un ambiente salubre con un aire de calidad en el interior de la vivienda, por lo que no necesitaremos una ventilación adicional que no pueda ser controlada.

 

Las entradas a las viviendas unifamiliares, a menudo se realizan directamente a un espacio vividero, lo que crea infiltraciones de aire no deseadas por la puerta exterior, y el hecho de abrir la puerta, durante unos instantes varias veces a lo largo del día, pone en contacto directo el ambiente exterior e interior, lo que provoca una pérdida importante del aire calentado en invierno, o enfriado en verano.

 

Situando una doble entrada o un vestíbulo cerrado de acceso a la vivienda, se crea una exclusa que minimiza las perdidas energéticas por trasmisión e infiltración.

Una doble entrada o vestibulo, permite crear una cámara de aire inmóvil entre la entrada desde el exterior y la entrada al interior de la vivienda, cuando la puerta exterior se abre, únicamente se intercambia aire de esa pequeña zona al exterior, protegiendo los espacios situados junto a la entrada.

Para evaluar el ahorro energético que se produce con esta actuación se ha realizado una simulación energética de una vivienda unifamiliar estandar de 150m2 calefactados en Salamanca, realizando la entrada directamente a un espacio vividero y mediante un vestíbulo previo.

 

En la siguiente tabla se muestra un estudio del número de veces que se abre la puerta de media a lo largo de un día, suponiendo una familia de 5 miembros, 30 segundos de tiempo de apertura, en la que generalmente un 50% de los habitantes realizan la entrada o la salida simultáneamente.

Entradas y salidas de una vivienda unifamiliar
Fuentes propias

A continuación se muestra una gráfica comparativa del ahorro energético que supone la colocación de un vestíbulo en la entrada de la vivienda mes a mes.

Demanda energética mes a mes
Demanda energética mes a mes

Como se observa en la gráfica, la opción de colocar un vestíbulo a la entrada de la vivienda conlleva un pequeño ahorro energético, sobre todo en los meses más fríos del año, donde el vestíbulo realiza una función de corta vientos a la vez que minimiza las infiltraciones de la puerta de entrada, y crea un espacio “colchón” con el exterior.

 

A continuación se muestra una grafica del cómputo anual de ahorro que supone la colocación del vestíbulo de entrada.

Comparativa demanda energética anual.
Comparativa demanda energética anual

Observamos, como con esta pequeña intervención en el diseño de una vivienda, se puede obtener un ahorro energético anual del 6.70%, además de un mejor aislamiento al ruido debido al espacio “colchón” creado.

Para mas información puedes consultar nuestros artículo técnicos sobre arquitectura bioclimática y eficiente.

Escribir comentario

Comentarios: 0